Google+ Followers

lunes, 9 de noviembre de 2009

Virtudes, un taller para padres y madres


Año 2012
Sistema Educativo Los Delfines

A las familias de Prepa, les deseo con todo cariño, que disfruten de estas letras, son algo largas y a veces cansadas pero este documento le da fundamento a nuestro proyecto de virtudes (no valores) que trabajamos durante tres años en nuestro Preescolar.  Es importante que conozcan el por qué y el para qué? de estas acciones realizadas .... Un abrazo, Maestra Flor Gamboa Cartín































En 2009
VIRTUDES (y no valores)

(Un enfoque hacia los padres, madres, maestros y todos aquellos que deseen conocer mejor del “Proyecto de Virtudes”, basado en el libro “Las Virtudes Familiares” y “El Proyecto de Virtudes, una Guía para el educador” de los esposos los doctores Popov)

Hace más de ocho años (2001 aproximadamente) iniciamos en el Cantón de Aguirre, específicamente en la antigua Escuela Privada de Quepos, un proyecto enfocado hacia la enseñanza de las virtudes en niños, niñas, familias y docentes. Un retomar la MORAL no solo en familia sino también en las escuelas y colegios, en la comunidad.

Una mujer encantadora la trajo a la institución, vino a ocupar mi puesto vacante en la preparatoria (nivel inicial), cuando me fui de “sabático”. Yo llegue a la cola del Proyecto de Virtudes, pero me enamoré de él inmediatamente, me motivó mucho que se proyecta en forma ecuménica, llega a cualquier religión, pensamiento o filosofía de vida… que es para las familias, sirve para la comunidad, tiene influencia y continuidad en la juventud y que es un reto a los paradigmas provocando un cambio en el pensamiento y conducta ética.

Adoro el proyecto y por eso quiero dejar por escrito MIS EXPERIENCIAS EN EL CAMPO y para eso son necesarias las orientaciones que recibí para las familias y lógicamente para mi misma.
Acá iniciaré con la CAPACITACION PARA PADRES.

(Igualmente sirva de aclaración, a algunos proyectos derivados de este mismo, que circulan en la zona de Quepos, sin ninguna fundamentación ni orientación metodológica, sacados de la nada para tratar de llenar un nicho que se encuentra necesitado de ser explotado con respeto, responsabilidad y conciencia. Es para todos nosotros, los que queremos hacer las cosas bien.)


CAPACITACION PARA MADRES Y PADRES

OBJETIVOS GENERALES:
1. Analizar con las familias y docentes la proyección social que tiene el proyecto de virtudes.
2. Señalar el papel que tiene la familia como primeros educadores en la enseñanza de las virtudes.
3. Discutir la participación de las familias en la educación moral de sus hijos e hijas.
4. Ejemplificar con algunas virtudes importantes, cómo enseñarlas a sus hijos e hijas.

Estos objetivos se desarrollaron a través de una instrucción teórica y razonando sobre la necesidad que existe de retomar la educación moral como una prioridad dentro del proceso educativo de sus hijos e hijas.
El proyecto de virtudes tiene cinco estrategias y las mismas se desarrollan paso a paso; esto se les comunica a las familias en la reunión (get together) con el fin de que conozcan el verdadero alcance de estas nuevas estrategias y la capacidad de desarrollo de virtudes que tienen sus hijos e hijas, señalando, poco a poco, el papel que los padres y madres tienen en la formación del carácter de sus hijos e hijas.
A medida que se va desarrollando el taller, se trabaja en ejercicios prácticos ante ciertas situaciones de la vida cotidiana de cualquier familia.

Aquí es importantísimo que las familias se den cuenta de cuál es el bienestar que desean para sus hijos e hijas, qué es lo que consideran es lo mejor que pueden tener para sus hijos e hijas. ¿Ser un abogado/a hábil con la palabra que pueda ganar fácilmente un caso?, no importa si está engañando o no, o ¿un contabilista que es excelente para estafar?, o un médico que practica el aborto comercialmente, como medio para enriquecerse. Es necesario que la familia se cuestione si ¿no es mejor tener hijos e hijas justos/as, amables, que sobresalen en la vida por su virtuosidad? Lograremos este objetivo si los instruimos en su aspecto espiritual y mejor aún, si empezamos desde la temprana edad.

Lo que una familia valora no es lo mismo que otra valora. Lo que valora un país varía de lo que valora otro. Se valora el trabajo, la democracia, la paz, se valora la familia, la música, las tradiciones, etc. En cambio, las virtudes son de carácter universal y han existido en todas las religiones del pasado y presente. Buda, Jesucristo, Bahá… cada una de las grandes religiones a través de la historia de la humanidad ha resaltado la formación de las virtudes, como son: el amor, caridad, misericordia, justicia, etc. Reafirmando con esto que las VIRTUDES son universales.

Las virtudes se definen y describen como dones de Dios. Son expresión del espíritu humano a través de obras loables establecidas por Dios. Son espíritu vivificador que nos induce al bien y nos hace evitar el mal. Las virtudes son tan antiguas como lo es el amor, la justicia, la misericordia, la benevolencia. Y, lo más importante, son innatas en el individuo.

Cinco estrategias del Proyecto de Virtudes
para crear una cultura del carácter

Estas estrategias simplemente se usan como nuevas formas de hablar (comunicar), de corregir con virtudes (positivamente), de reconocer una virtud cuando su hijo/hija la practican, son una nueva forma de establecer límites en el hogar, limites claros con sus consecuencias, previamente establecidas en común acuerdo. Nos enseñan a honrar el espíritu de cada miembro de la familia y saber cómo se le acompaña espiritualmente en este crecimiento mutuo.

1. Hablar el lenguaje de las VIRTUDES

El lenguaje tiene una gran influencia para potenciar o desilusionar. La forma en que hablamos y las palabras que empleamos tiene un gran poder. El lenguaje le da significado a nuestras vidas. El lenguaje moldea la cultura del carácter y la estima se eleva o se destruye. Si en el hogar y en la escuela se llena con apelativos insultantes como “tonto, estúpido, malcriado, bueno para nada, manos de …, necio, baboso, irresponsable, todo lo haces mal”, y muchos otros más, a nuestros hijos e hijas su estima se va por el suelo y aún así esperamos y exigimos que nuestros hijos e hijas sean un ejemplo de buen comportamiento y de rendimiento académico. Precisamente es lo que les decimos a nuestros hijos/as lo que logramos de ellos/as.

Si escuchan un lenguaje de amor, paz, etc. como: “tienes coraje”, “puedes lograrlo”, “eres inteligente para las matemáticas”, “eres muy servicial cuando se te pide ayuda”, “eres capaz”, “puedes esforzarte un poco más”, etc. lograremos estas mismas cualidades en nuestros hijos/as.

Uso del lenguaje de las virtudes para ser específico
Debe ser muy específico, muy claro al hablar con los hijos/hijas, así interiorizarán lo que se les pide o dice. Por ejemplo, no diga: “Eres un buen niño”, sino menciona el acto del momento: “el haber ayudado a tu hermana en su tarea de matemática fue muy amable de tu parte”. Otras veces acostumbramos decir “Bien hecho”, “me convence”, “hiciste un trabajo maravilloso”, “eres inteligente” y otras generalizaciones, sin decir específicamente en qué está complacido/a o qué realmente es lo que le agrada de lo que el hijo/hija hizo. Por ejemplo, podemos decir: “Que bien están jugando y compartiendo los juguetes”, “ese castillo que dibujaste está muy creativo”, “veo que haces tu tarea ordenada y limpia”, “te vi ayudando a don Rafa a recoger basura del patio, aplicaste la virtud de la colaboración”

Usar del lenguaje de virtudes para guiar
Con el lenguaje de virtudes podemos guiar hacia comportamientos positivos, poniendo énfasis en los “hagas” y no en los “no hagas”, la mente registra las consignas positivas. Si le dices que “no corra”, la palabra más fuerte que escuchará será el “corra”, si dices “no pienses mal de tu amigo”, ¿qué queda registrado?. Si les digo, como adultos, “No piensen en un caballo”, ¿qué es lo que viene primero a sus mentes? Creo que hasta se lo imaginan del color, moviendo la cola, en una cabalgata incluso… cuando está en un oficio religioso y les dice “dejen de conversar o susurrar”, no crea que pensaran en dejar de hacerlo por más de unos segundos.

Guiar es preparar a los niños y las niñas para utilizar una virtud cuando la necesitan, algunas veces se utilizan para poner o recordar los límites.


Hablar del lenguaje de virtudes para guiar
Corregir es recordarle a sus hijos/as cuando deben utilizar la virtud en caso de que la omitan. La virtud viene como guía antes de la acción. Viene como corrección cuando ya la acción está hecha o a punto de hacerse y requiere una corrección inmediata. No lleva como propósito avergonzar, porque avergonzar socava las virtudes y endurece el corazón. En cambio si se corrige con una virtud, se toca el corazón y la conciencia de los niños y las niñas. Con esto conseguimos el objetivo de lograr un cambio en ellos/as.

Si se utiliza la virtud para corregir comportamiento, se está reforzando esa virtud. Si un niño o niña golpea a otro, no está correcto decirles: “eres un grosero, no sabes tratar a la gente”, “voy a llamar a tu papá/mamá para que te regañe, no sabes comportarte”. En ambas afirmaciones estamos tratando y etiquetando al niño de grosero, sin saber el motivo que tuvo, lo hace enojar más y lo pone en vergüenza, no aprende nada positivo. Puede decirle al niño: “Puedes ser más sereno”, “debes tener más cuidado y ser paciente si deseas tener amigos”, siempre tratando que el niño/a sienta en lo más profundo de su ser estas virtudes, solamente usarlas en el preciso momento. Otra forma de intervenir con virtudes y en forma positiva para resolver un conflicto es pedirle a los niños/niñas que resuelvan sus diferencias utilizando las virtudes. Preguntando: ¿Cómo pueden ustedes dos resolver el problema utilizando virtudes?, ¿Cuáles son las virtudes que faltan?
Cuando los niños y las niñas se comportan mal, inciden varios factores, entre ellos: estar aburridos, cansados, quieren investigar y no se los deja porque son destructores, porque perciben nuestro estrés. Los padres y madres deben estar alerta ante estos estados de ánimo y no castigar con ira, así porque si.

Siempre señale el acto, no al actor
¿Cuántos no hemos sufrido una vergüenza por una llamada de atención ante un fracaso? que nos desanimó para toda la vida o al menos hasta que aprendimos a perdonar y perdonarnos nosotros mismos y recuperamos nuestra estima. Nunca culparlos frente a otras personas por lo que hayan hecho mal, llamarlos aparte y recordarles las virtudes que hicieron falta.

Evaluar con tacto
Es necesario hacer reconocimiento de virtudes en nuestros niños y niñas, diciendo: ¡Qué valiente te has portado cuando fuiste a pedir lo que se te quedó debiendo en el supermercado, le enseñaste justicia!, ¡Qué gentil fuiste al dar tu asiento a tu compañerita que estaba en pie, seguro que ella está muy agradecida!

Es más efectivo dar reconocimiento a una virtud, en vez de un regalo, porque siempre querrán más. Una vez un padre le dijo al maestro que si su hijo se sacaba al menos un ocho en matemática, le iba a regalar un reloj. El maestro le preguntó: -¿Tendrá usted unos 14 o 15 millones de colones ahorrados para cuando su hijo termine la secundaria? -¿Por qué? Le preguntó nuevamente el padre. Porque cuando se gradúe le pedirá un carro.
2. Identificar las oportunidades

En cada momento de la vida de sus hijos e hijas usted encontrará momentos oportunos para enseñarle una virtud y enseñarle a usarla y lo que sucede cuando no se usa.

Enseñarle la importancia de merecer la confianza de los demás, de ser respetuoso, responsable, honrado, cortés, atento, etc. Todas las virtudes atraen los corazones de otras personas. No son clases especiales donde usted puede enseñarles a mejorar su carácter, a decir siempre la verdad, a ser justos con sus hermanos/as y los compañeros y amigos, a ser cortés con papá y mamá que regresa a casa del trabajo y necesita un momento de descanso.

Debemos aprovechar cuando hay penas o dificultades para haceles ver que tienen muchos poderes interiores que les ayudan a salir adelante, bien, con confianza en si mismos y en Dios. Cuando su niño/niña está agresivo, necesitamos recordarle ser gentil.

Los regalos que pueda dar a su hijo/hija son los comentarios positivos que exterioricen lo mejor de ellos y ellas. Esto los hace sentirse muy bien y con deseos de seguir repitiendo la conducta positiva. Por el contrario, cuando utilizamos comentarios inapropiados, un chantaje, o calmar un berrinche dando lo que piden, estaremos sacrificando la oportunidad de enseñar en virtudes.

Sean una madre y un padre educador no un predicador (un regañón o un consejero sin parar)
Nuestro mayor reto como padre y madres es la disciplina. Cómo lograr que se comporten bien. Este dilema es grave porque es facilísimo caer en el hábito de hablar y hablar hasta el cansancio (te voy a castigar, te voy a castigar, te voy a castigar). Lo hacemos muchas veces para avergonzarlos, para ver si se comportan bien. Pero bien sabemos que la disciplina con sermones o amenazas no funciona correctamente.
En tanto que el lenguaje de las virtudes para moralizar SI funciona. “Recurre a la paciencia, en este momento, es tu mejor amiga”

OPORTUNIDAD CON TACTO
Reconocer las oportunidades es una manera de enfocar el comportamiento en la virtud que hace falta. Cuando el comportamiento de un niño o niña no es aceptable, invoque la virtud, pregúntele cuál virtud hace falta. Si su hijo o hija se pone agresivo, puede decirle: “Ponte gentil” o “¿Cuál virtud te está faltando?”

Algunas madres y/o padres son hábiles para dibujar o recortar y hacer composiciones. Pueden hacer afiches que simbolicen virtudes como “un arco iris de respeto”, un “corazón de amor”, una “paloma de paz”, junto a sus hijos e hijas, escribiendo las afirmaciones en afiches decorados muy artísticamente.

Utilice virtudes no etiquetas
Tu hijo/hija, por fin se acordó de sacar la basura cuando hay un compañero visitándolo y le dices: “¡Por fin, ya era hora!” o “¡Más vale tarde que nunca!”. En vez de esto, debemos reconocer el logro, estimularlo, decir. “¡Hijo/a, gracias por ser considerado. Las etiquetas negativas no ayudan (vago, desobediente, necio, etc), son cargas que llevarán por siempre, a menos que sea luchador y se deshaga de esa etiqueta. Piensen por ahora, si han podido ustedes deshacerse de todas las etiquetas negativas que recibieron. Por eso hay que enseñar la virtud y no el defecto.

Al niño y a la niña se les debe crear un ambiente de apoyo para que se sienta bien en casa y en todo lugar.

No conviene alabar a los niños/as extemporáneamente, utilizar etiquetas para alabarlos delante de la gente, estas alabanzas no son bien aceptadas por ellos/as. Si decimos. –“Viera que obediente es mi hijo”, “Mi hija es tan inteligente”, ¿Qué le sucederá cuando un día ese hijo no obedezca a su maestro y hasta pelea en la escuela?, ¿Si la hija sale mal en un examen que fue difícil para ella?. ¿Cómo le dirá esa mala noticia en su hogar, si dicen que ella es muy inteligente? Estos hijos e hijas no pueden tolerar un pequeño fracaso. Por este motivo es muy importante alabarlos en el momento preciso. ¡Qué feliz estoy porque me obedeciste al no comer chocolates antes de tu almuerzo, te felicito!

REFLEXION
Como padre o madre, poseo un poder tremendo para hacerle la vida a mi hijo/hija insoportable o hacerle la vida amena. Puedo humillar o complacer, herir o sanar.

La conciencia es un regulador del carácter, podemos fortalecer o debilitar la conciencia de nuestros hijos e hijas. El enfoque punitivo y tradicional lleva al:
1. Miedo a la autoridad
2. Servilismo
3. Rebelión
4. Sentido de culpabilidad

Hábitos que debilitan la conciencia
• Avergonzarles
• Menospreciarles
• Humillarles
• Hablarles con sarcasmo o hacerles bromas pesadas
• Ponerles sobre nombres o etiquetas
• Golpearles (prohibido por la ley)
• Sobreprotegerles o inventarles excusas
• Darles castigos excesivos o muy largos
• Hacer caso omiso de sus esfuerzos por mejorar

(Todo junto impide la excelencia)

Hábitos que fortalecen la conciencia
• Usar el tiempo fuera de manera constructiva, por ejemplo: ve a tu cuarto por cinco minutos para que medites lo hecho y cuando estés listo regresa y conversaremos de cómo enmendar el error
• Resaltar las virtudes en el niño y la niña cuando las practican
• Invocar una virtud cuando sea necesario
• Escuchar el punto de vista del ofensor
• Detener el comportamiento negativo, enfocándose más bien en una visión de virtudes
• Hacer que los niños y las niñas vivan las consecuencias de sus actos, aunque estas sean negativas
• Proveer oportunidad para enmendar los errores
• Observar y reconocer los esfuerzos por mejorar

INVOLUCRE LA ESCUELA EN ESTE PROCESO DE
FORMACIÓN DE CARÁCTER
Solicite a los maestros reportarle si su hijo/hija está aplicando las virtudes en la clase o en la escuela. Invite a los maestros a utilizar este método, visite la clase de su hijo/a para compartir experiencias del hogar con otros padres y madres


3. Establecer límites claros

Al hablar de límites estamos hablando de autoridad, disciplina, amor con rigor y es aquí donde fallamos. Hay muchos consejos contradictorios. Cada padre y madre ejercen la autoridad de una u otra manera y esto tiene un impacto en toda la familia:

1. Padre/madre permisivo/a: es descuidado, no presta mucha atención al comportamiento de su hijo/a. Es una forma de evitar ser la autoridad. Muchas veces fueron agredidos y no quieren repetir la misma conducta de sus progenitores en sus propios hijos/as. Muchos trabajan fuera y no dejan tiempo ni energía para compartir ratos con sus hijos/as. Si en este hogar no hay una paternidad clara, si no hay un líder presente, el hogar será un completo caos.
2. Padre/madre dominante: es el otro extremo del anterior, este tipo de autoridad quiere tener control de todo, creando una gran rebeldía en sus hijos/as. Este tipo de paternidad usa la vergüenza y la culpa, son manipuladores hábiles y hacen que los miembros de la familia sean serviles con ellos. Estos hogares son los que producen más violencia, tanto entre sus miembros como fuera del ámbito familiar.
3. Padre/madre democrático: esta autoridad ha sido enfatizada en los últimos decenios creyendo que era la mejor porque da a todos los miembros de la familia los mismos derechos, el mismo peso a la opinión del adulto como al menor. Cuando ambos tienen el mismo valor de voto se crea un caos de poder y la unidad de la familia se pone en riesgo. Debe hacer siempre un líder presente y aquí no lo hay, los niños y las niñas necesitan orden y estabilidad, previsibilidad, porque cuando se pierde la autoridad ellos la tomarán y terminarán dando órdenes a su padre o madre
4. Padre/madre indeciso: esta autoridad juega entre lo permisivo y lo dominante. En esta situación, tanto el niño/niña como el padre y la madre son infelices. A veces los hijos/as toman el mando, otras veces son castigados por cosas insignificantes. En este hogar el padre y la madre trabajan ambos fuera para vivir económicamente bien o solventar el estado financiero del hogar. Un ejemplo: Un día de verano se observo a una niña que corría chapoteando por la orilla del camino, corriendo, detrás de ella, venía la madre con un sombrero en la mano, la llamaba y le pedía y rogaba que se pusiera el sombrero, la niña le repetía que no quería. La madre se detuvo por unos instantes, luego retomó la carrera decidida a alcanzar a su hija. Al lograrlo tomó fuertemente del brazo a la niña y le dijo enojada: “debes ponerte el sombrero de una vez por todas”. La arrastró con fuerza, mientras la niña a su vez gritaba que no quería, que no lo haría y un sinnúmero de palabras groseras a su madre. La madre indignada y enojada se la llevó lejos de la orilla del camino y la obligó a meterse a la casa. ¿Qué sucedió aquí?, una combinación de autoridad permisiva y dominante que equivale a un padre o madre indecisa.


Modelos educativos

El Proyecto de Virtudes trata de que los padres y madres sean educadores. Es una autoridad que está al servicio del aprendizaje.

El padre y la madre modela las virtudes en su diario vivir, previene la acción, la corrige y cuando su hijo/a haya hecho restitución de su falta, le hace un reconocimiento.

Establecimiento de límites claros:
Primero que nada debemos saber que los límites claros en el hogar hacen de este una fortaleza para su seguridad, un refugio contra:
• Violencia en las calles
• Falta de respeto en los hogares y las escuelas
• Programas de pornografía
• Peleas entre hermanos/as y amigos/as, compañeros/as
• Jóvenes asesinos
• Violencia en las escuelas

Debemos poner límites claros basados en el respeto, la paz, la justicia y el amor. Con límites así el niño y la niña se sienten seguros y protegidos.

• Las reglas deben ser claras y específicas. No más de 4 o 5 a la vez y aceptadas por todos los miembros de la familia
• Poner límites que respondan a virtudes como: paz, respeto, limpieza, consideración y responsabilidad
• Las consecuencias del incumplimiento. Deben haber sido aprobadas por la madre y el padre y los hijos/as. Por lo tanto deben haber sido conocidas de antemano.
• Deben ser firmes al hacer que se cumplan
• No son negociables
• Deben cambiarse de acuerdo a la edad. No pueden darse las mismas reglas a hermanos/as de diferentes edades

Un padre y una madre educadora no usa la autoridad para hacerse oír o hacerse sentir que es todopoderoso, que ordena todo de acuerdo a su capricho. La restitución o la aplicación disciplinaria debe ser establecida de antemano como consecuencia por una regla incumplida, así no se tomarán medidas drásticas e inhumanas que muy frecuentemente se dan cuando no tenemos ni límites claros establecidos ni consecuencias previstas para una restitución por incumplimiento de una regla.

Las consecuencias tienen que ir de acuerdo a la edad del niño o la niña, uno o dos minutos por cada año que tenga el menor. No debe ser muy largo, pues pierde efectividad. Las muy severas generan sentido de injusticia. Los golpes físicos están prohibidos por la ley en nuestro país.

Usar la autoridad como una herramienta de aprendizaje ayuda a los niños y las niñas a desarrollar virtudes para toda la vida, que le servirán para llevarse bien con todas las personas, que les enseñará a aplicar la justicia y defenderla, que llevarán armonía donde vayan.

El padre y la madre deben ser firmes y amorosos con sus hijos e hijas para que logren vencer las adversidades de la vida. Ayudarles a desarrollar su estima, auto disciplina, personalidad, para que con ello aprendan a tomar decisiones morales, pues todo en la vida es una toma de decisiones: ¿me levanto o no todavía? ¿me baño o no me baño? ¿salgo hoy o me quedo en casa? ¿lo compro o no lo compro? ¿le hablo o no le hablo? ¿hago la tarea ahora o la hago más tarde?
En toda decisión sencilla hay mucho de decisión moral. Si un niño/a duda entre irse sin permiso con los amigos a jugar o volver a casa después de clases, donde lo espera su familia con el almuerzo, es porque no sabe hacer una decisión moral aún. Debe practicar la firmeza para hacer lo correcto. Ayudar a un niño o una niña a tomar una decisión es obligación de su padre y su madre, porque le brinda seguridad, fortaleza y protección para su bienestar.

Los hijos y las hijas enfrentan muchas consecuencias debido a la falta de regulaciones. Los privados de libertad iniciaron su recorrido por la vida incumpliendo reglas del hogar, o quizá nunca tuvieron una familia, luego incumplieron las leyes de Dios y las del estado y perdieron su libertad. La libertad es sinónimo de cumplimiento de reglas y esto, hay que explicárselo muy bien a los hijos/hijas, ayuda a tener paz en el hogar.

Disciplina para transformar
La disciplina tiene su propósito y es el cambiar la actuación inapropiada por la deseada. Nunca debe llamarle la atención, menos aún, disciplinar un comportamiento hasta no haber buscado la verdad de la situación. Si hay dos partes involucradas, oírlas primero, luego poner las restituciones adecuadas a la situación.

Es importante tener presentes las 52 virtudes para utilizarlas en diversas situaciones.

Guía para hacer una corrección:
• Se define la virtud en cuestión. Lo puede hacer el niño/niña cuando ya tenga práctica con el uso del método
• Se le pide aplicar la virtud que le faltó en la situación problemática para ver un resultado mejor
• Dialogar amablemente sobre lo que aprendió con el uso de la virtud
• Se le avisa de la restitución (consecuencia) que debe cumplir. Si hay una establecida para la falta, el niño o la niña ya sabrá qué hacer
• Si hay una persona ofendida debe buscar la manera de pedir perdón y remediar de la manera correcta el daño causado
• Se le hace un reconocimiento por haber aceptado profundizar en la situación


PADRE Y MADRE QUE CAPACITA AL EDUCAR

• Enfoca las virtudes para remediar cualquier conflicto o problema
• Tiene rótulos en la casa que indican los límites
• Da opciones dentro de los límites
• Se alguien sobrepasa un límite, impone de una vez la consecuencia acordada previamente
• Después de poner una consecuencia pide siempre la virtud; “¿Estás listo para actuar con serenidad?”
• Generalmente puede poner un balance entre afecto y firmeza
• Es amoroso y respetuoso de los derechos de los hijos e hijas
• Espera ser respetado en todo momento

Intención: permitir la libertad dentro de los límites. Crear un hogar sereno, ordenado y alegre. Abocar a la capacidad del niño/niña para desarrollar su carácter positivo.
Frase frecuente: ¿Qué virtud debemos enfocar?
Resultado: Hay un ambiente agradable, alegre y ordenado
Virtudes principales: Veracidad, confianza, firmeza, bondad, entusiasmo
Virtudes que son retos: Fuerza de voluntad para ser consistente al aplicar consecuencias. Firmeza en las cosas que no son negociables.


4. Honrar el espíritu

Todo ser humano es un ser espiritual y por lo tanto debemos sacar el tiempo necesario para trabajarlo con nuestros hijos/hijas. Pasar buenos momentos, conversando y contándoles historias y anécdotas familiares, de cuando eran más chicos, de sus abuelos, de sus tíos y tías, de cómo jugaban, qué comían, qué trabajo realizaban, cómo se hacían las cosas en los hogares. Esto los enriquece y les da sentido de pertenencia. Es muy importante contar con celebraciones de carácter espiritual para compartir. Pueden hacer un círculo de virtudes por semana, para estudiar y reflexionar una virtud específica. Por ejemplo, en un hogar, una madre confeccionó, con la ayuda de sus hijos, un bello mantel bordado con los nombres de cada miembro de la familia. Cuando se reúnen, lo coloca en la mesa en el centro del círculo de virtudes semanales y todos se sienten felices de ver sus nombres allí, en un lugar de honor. Más adelante veremos cómo se hace y se trabaja el círculo de valores semanal.

De a los niños y las niñas oportunidad para explotar sus talentos, su creatividad. No piense en el “reguero” que van a hacer. Si tiene límites claros sabrán recogerlo después. El arte es una inspiración divina.

La mejor manera de crear un ambiente para el aprendizaje de lo divino y lo sublime es inspirarlo, no obligarlo, la mejor manera es hacer la enseñanza espiritual atractiva. Podemos inspirar a los niños y las niñas a entender y dominar las virtudes en todo momento si:
1. Vemos en ellos/as sus virtudes latentes
2. Creamos la visión de un bello hogar
3. Modelar las virtudes
4. Compartir historias llenas de significado
5. Enfocar las virtudes por medio de las artes
6. Hacer actividades especiales como el círculo de virtudes, celebraciones familiares de apertura o clausura del año escolar, etc.

Recuerden la necesidad de reconocer las virtudes en sus hijos e hijas. “¿Cómo puedo yo saber si estoy mejorando si no me lo dicen?” “¿Qué ánimo me puede inspirar un jefe que no me dice que estoy haciendo un buen trabajo?” Si un niño o niña trae a casa una buena calificación y nos la muestra, si le decimos simplemente: “eso es lo que esperaba de ti” “pudo ser mejor” es como echarle un balde de agua fría, muy fría. Tenemos que saber reconocer el potencial de cada uno de nuestros hijos e hijas y reforzarlo.

Enseñemos reverencia, respeto a lo Divino, que vea también lo bello y bueno de las personas. Que no tengan prejuicios de ninguna clase, que no critique, que de sus labios salgan palabras de aprecio, amor hacia los demás. Que hable con tacto, que respete y admire a los adultos mayores, por su sabiduría. Pide a esos adultos mayores que les cuenten historias de tiempos pasados.

5. Compañerismo espiritual
Se trata de aprender a escuchar. Escuchar en silencio y escuchar en silencio.

La palabra acompañar significa caminar juntos, paso a paso, sin adelantarnos ni atrasarnos. Sin jalar, sin empujar. Es el arte de escuchar en silencio pero con los oídos atentos y el con un corazón amable.

Muchas veces nuestros hijos e hijas necesitan ser escuchados. Cuando viene un hijo/a hacia nosotros y dice: “¿Sabes qué, mamá?” y luego se calla. Es que esperan una respuesta u otra pregunta de vuelta como: “Si hijo/a, te escucho”. Pero si solamente reciben un ¿Qué? Dan media vuelta y se van. Muchas veces intentan hablarnos pero les decimos: “Ahora no tengo tiempo, no ves que estoy ocupado/a”, y sucede lo mismo, se alejan pensando o diciendo en voz alta. “Nunca tiene tiempo para mi”. Si verdaderamente no tenemos tiempo en ese momento, podemos decirle: “Espérame diez minutos y seré todo oídos para ti”. Si desea conversar sobre un problema, no debemos apresurarnos a darle consejos, o a predicar, por eso esta estrategia se llama compañerismo espiritual. Debemos honrar el espíritu, escuchar el problema, repetir la última frase o palabras que ha dicho (de manera que sepa que estamos escuchando verdaderamente).Necesitan oír su propia conciencia. Al oírse a si mismo y ver las cosas con claridad, les ayuda a encontrar la sabiduría necesaria para llegar a sus propias conclusiones.
El acompañamiento espiritual es un lindo y el mejor regalo que lo podemos dar a nuestros hijos/as, incluso a los adultos. No hay una agenda premeditada, ni pensar en lo que tenemos que decir. Cuántas veces sentimos necesidad de ser escuchados de vaciar el “saco de la tristeza”, de la preocupación, de la confusión, de la ira y hacerlo significa encontrar la perla de la felicidad, porque encontramos las virtudes que habíamos extraviado y podemos tomar nuevamente fuerzas para seguir.
El compañerismo es un método que capacita para cumplir las necesidades de:

• Ser visto
• Ser escuchado
• Ser tomado en serio
• Contar las experiencias y analizarlas en conjunto
• Encontrar sentido y propósito en las cosas que nos suceden
• Llegar al fondo del asunto

EL COMPAÑERISMO ESPIRITUAL

NO ES SI ES

Un remedio Caminar juntos
Un rescate El respeto
La curación Una presencia atenta
La solidaridad La objetividad compasiva
Dar consejos Escuchar
Sermonear Preguntar
Basado en víctimas Basado en las virtudes

El acompañamiento espiritual es una buena fórmula para desarrollar el carácter en el niño y la niña y apoyar la capacidad de tomar sus propias decisiones morales. Es todo lo contrario a lo que hemos hecho con nuestros niños y niñas, que ni los dejamos hablar y ya les estamos diciendo una montaña de cosas, consejos y solucionándoles todos sus problemas. Les decimos: no llores, vamos a tomar agua, o te preocupes, mamita lo arreglará, o les gritamos: qué barbaridad, porqué hiciste esto o lo otro, no estas viendo que… y seguimos dándoles sermones. ¿Qué sucede cuando ya son más grandes? Sencillamente se alejan corriendo y renegando de nosotros. Para que vuelvan a hablar tendrá que pasar mucho tiempo, si acaso lo hacen. Nos reclaman que no los escuchamos y tienen razón.

Cuando un niño o una niña le cuenta algo que le asusta, no haga gestos ni se asombre delante de ellos/as. Esto desanima a seguir contando su preocupación o problema. Tengamos tacto. Busquemos pistas sensoriales. Vea el lenguaje corporal. Si respira fuerte, pregúntele ¿Qué le preocupa tanto?, si llora, pregúntele: ¿Qué es lo que te tiene llorando?, si tiene un golpe o hinchado un ojo, no minimice diciendo: “No es nada” o “Ya se parará”. Pues no sabemos realmente qué le duele más, si el golpe o su amor propio.

Hacerle preguntas utilizando la virtudes: ¿Crees que te falto paciencia? ¿Hubo falta de respeto a tu amigo? Ayudemos a buscar las virtudes que requirió en el momento o que requiere en la actualidad. Guiando las respuestas de forma positiva.

El proceso del compañerismo espiritual tiene 7 pasos:
1. abrir la puerta
2. silencio atento
3. preguntas para vaciar la taza (saco)
4. pistas sensoriales
5. hacer preguntas que involucren virtudes
6. hacer preguntas para cierre e integración
7. reconocimiento de virtudes

“¿Qué está pasando?…¿Qué es lo más difícil?...Veo lágrimas…¿Qué te daría coraje?...¿Qué te ayudó?… Me gusta tu lealtad”

¿Y qué hay si no quiere hablar?
Si su hijo/hija no quiere hablar no presione. Escuchemos en silencio y en silencio, con calma. Se sentirá incómodo/a porque cree que usted está perdiendo la paciencia, pero al contemplarlo/a tan sereno, quizá empezará a hablar. No muestre signos de asombro. Si del todo no quiere hablar y usted quiere abrir la puerta, puede decir: “nos quedan pocos minutos ¿Qué necesitas decir?”. Si persiste el silencio puede volver a preguntarle: “¿Qué es lo que te está pasando?. Repita sus últimas palabras para que vea que verdaderamente usted le escucha. Por lo general responden e inician el contacto oral. Al final puede preguntar. ¡¿Haz quedado satisfecho con las soluciones?

¿Y qué hay que hacer cuando está enojado/a?
Muchas veces nosotros estamos enojados porque creemos que nadie nos escucha. El niño o la niña tienen menos paciencia para soportar este sentimiento. Aquí el acompañamiento puede derribar las paredes de la ira y la resistencia. No se trata de compartir el punto de vista del otro, solamente se trata de escuchar su punto en ese momento con una actitud objetiva. Si está agresivo solamente insinúe que si quiere ser escuchado debe calmarse. Recuerde que el enojo es signo de impotencia. Hagamos entonces preguntas para vaciar “el saco”. Lo importante es escuchar la verdad. No es el momento para corregir. Al final hágale reconocimiento.

El compañerismo para resolver problemas
El compañerismo está orientado a resolver problemas, no trata de buscar culpables, sino aprovecha las oportunidades para enseñar enfocándose en las virtudes. El compañerismo pretende una pronto solución.

¿Cómo aplicar las virtudes en el ámbito familiar?

Presentación del Proyecto de Virtudes a los niños y niñas

Existen muchas maneras de utilizar los principios y estrategias del Proyecto de Virtudes en su familia. A algunas personas les basta con utilizar el lenguaje de las virtudes para crear una atmósfera de mayor paz y bondad. Otras necesitan algunas otras sugerencias que les haremos más adelante. Puedo tomar lo que le parezca útil, con libertad

El primer paso es como modelo, debe ser auténtico, practicante de la virtud propuesta.
Fije una hora para reunirse con la familia.
Inicie la reunión con una oración o un pensamiento.
Describa el Proyecto de Virtudes a las personas reunidas, integrando a todos los miembros de la familia. Para esa parte use vocabulario adecuado a los niños/as, dígales que ha recibido la capacitación y leído un material para iniciar este proyecto, que lo están usando muchos padres y madres alrededor del mundo con sus hijos e hijas igualmente que muchos maestros.

Se propone reunirse una vez por semana para estudiar una virtud, se trabaja con ella toda la semana y se apoyan mutuamente.

Luego, como director/a espiritual, escoja una virtud que haya observado en cada participante y menciónala en el círculo para elevar su estima y hacer un reconocimiento.

Ponga límites claros para un círculo de participación, las siguientes normas básicas son imprescindibles:
a) Establece un horario y cúmplelo
b) Cortesía. Cada uno debe tratar a los demás como desea ser tratado, no habrán conversaciones cruzadas.
c) Respeto. Nos escuchamos en silencio, sin hacer burla de los otros. Cada uno escucha con atención, sin interrumpir, ni criticar, ni aconsejar, ni hace bromas
d) Confiabilidad. Mantendremos con reserva lo que se oiga en este tiempo. No es correcto sacar a relucir nada fuera de la reunión.

En la primera reunión puede hacer un cartel sobre los límites con la ayuda de todos los participantes.

(Recuerde ser un modelo para el respeto y la unidad)

• Cuando escoja una virtud lean todo lo referente a ella.
• Que todos escriban la afirmación para luego colocarla en lugares visibles para que la lean siempre que estén frente a ella. Puede ser en la sala, en la refrigeradora, el dormitorio, al lado del televisor, etc
• Recomienda a todos los participantes hacer una lista de las ocasiones en que usará la virtud.
• Concluir la reunión con otra oración, meditación o reflexión.

Conviene que elijan un coordinador que se ocupará de hacer cumplir los límites. Si el grupo lo desea, puede poner una pequeña consecuencia para quien quiebre un límite de la reunión.

Agenda propuestapara el círculo
1. Apertura
2. Círculo de participación
3. Juego de virtudes
4. Escoja una virtud por semana
5. Analizar o representar la virtud en teatro si lo desean
6. Cierre con una oración o meditación y agradecimiento
Para hacerlo atractivo
1. Ponga una mesita en el centro con un lindo mantel o unas flores bajitas. Encender una velita
2. Cada participante puede poner un objeto querido como adorno en el centro
3. Procura que todos se sientan bien en el círculo
4. Pueden jugar al como sería si…
5. Cada participante dice una frase y los demás dan soluciones posibles. Debe ser en orden, levantando la mano, el presidente señala al que levanta la mano primero para que sea esa la persona que hable primero

¡Buena suerte!

OTRAS ACTIVIDADES DE APOYO

Tome una gema

Para que valoren esta actividad, todos deben entender de antemano que una virtud es como una gema escondida en el corazón del hombre.

Llene un recipiente lo suficientemente grande como para que metan ambas manos, con arroz o con arena. Esconda en forma mezclada imitaciones de gemas, dígale al niño/niña que piense en una virtud que es realmente fácil de encontrar. Tal vez dirá que es el amor. Que busque la gema y la saque. Luego pensar en otra virtud, pida al niño/a que nombre otra virtud, que en este caso sea una virtud difícil de encontrar, que tenga que escarbar bien hondo, puede que el niño/a diga la paciencia. Cuando la encuentre puedes decirle: “Caramba, esta si que es la paciencia, te felicito por cavar tan hondo”. ¿Crees que puedes mantener la paciencia por el día de hoy, y luego por mañana?. Este ejercicio es bueno para todos.

Establezca una zona de paz en su casa en vez de un cuarto de tiempo aparte

Escoja un lugar apto para el “tiempo aparte” o “tiempo fuera”, que puede llamarse el rincón de la meditación, el centro de paz. Así cuando tenga que pedir calma o serenidad, ellos/as mismos pueden meditar sobre la virtud que les falta y regresar cuando usted lo indique o cuando ellos/as se sientan calmados y con ganas de hablar de la virtud que le faltó y cómo puede utilizarla nuevamente en la misma situación. Posiblemente deben disculparse y reparar el agravio, tenga una lista de virtudes pegadas a un nivel que ellos/as puedan leer cuando estén sentados. Si hay una pequeña mesita ponga el paquete de virtudes para que ellos/as busquen y reflexionen en la virtud que les faltó. Así podrá dar una buena explicación luego de la situación ocurrida.

No permita la intervención de otro miembro de la familia en estos momentos oportunos para enseñar. Pueden causar enojo. Este ejercicio es mejor hacerlo con reserva y privacidad.

Tenga noches de historietas

Lo mejor sería si pudieran participar los miembros adultos de la familia, como los tíos, abuelos. Pídales contar historias lindas de ellos o de sus antepasados. Esto fascina a los niños y las niñas.

Para reuniones familiares o con amigos

Lleve a cabo un trabajo de arte como el hacer los arreglos de las mesas con flores de papel confeccionadas por ellos mismos, con los nombres de las virtudes. Haga el ejercicio de escoger virtudes entre los invitados. Esconda confites con nombres de virtudes y luego que cada uno explique lo que entiende de esa virtud. Es un juego para todos.






VIRTUDES: LOS DONES INTERIORES

Alegría
Amistad
Amor
Auto disciplina
Ayuda
Bondad
Clemencia
Compasión
Confianza
Consideración
Constancia
Cortesía
Creatividad
Delicadeza
Determinación
Devoción
Entusiasmo
Excelencia
Fe
Fidelidad
Firmeza
Flexibilidad
Formalidad
Generosidad
Gratitud
Honestidad
Honorabilidad
Humildad
Idealismo
Justicia
Lealtad
Limpieza
Misericordia
Moderación
Modestia
Obediencia
Objetividad
Orden
Paciencia
Pudor
Resolución
Respeto
Responsabilidad
Reverencia
Servicio
Solicitud
Sosiego
Tacto
Tolerancia
Unidad
Valentía
Veracidad



MODELANDO LAS VIRTUDES

“Tu eres el arco del cual tus hijos como flechas vivientes serán lanzados.
El arquero ve el blanco sobre el sendero de infinito, y El os doblegará con
su poder para que sus flechas puedan ir rápido y lejos.
Haced que vuestra tensión en loa mano del Arquero sea para la alegría,
porque como El ama a la flecha que vuela, así ama El también el arco estable.”
Kalil Gibran, El profeta, pp19


Tus hijos e hijas aprenden la mayoría de los valores simplemente observándote.
Tu eres el modelo de lo que importa en su vida. Una madre o un padre espiritualmente orientado debe ser el modelo de las virtudes. No siempre un modelo de Cortesía perfecta o de Reverencia o de Honestidad, pero el modelo del guerrero espiritual, continuamente determinado en pelear sus propias batallas espirituales, enfrentando sus propias pruebas, manteniéndose enfocado sobre su propio desarrollo.

Tú necesitas ser una autoridad de la vida de tus hijos e hijas poniéndoles límites claros, pautas estables y dándoles consejos, tu eres igual que tu hijo/a, y ellos no están aquí para guiarte y aconsejarte. Pero en su verdadero sentido, son compañeros y compañeras de viaje. Así pues, la autoridad que te corresponde como madre o padre, debe incluir humildad con relación a lo que se requiere para ser virtuoso y esforzado ser humano.

Cuando estás ayudando a tus hijos e hijas a enfocarse sobre una virtud particular, tal como la Virtud de la semana, y han establecido alguna meta, es muy importante que modele la virtud y no solamente hable de ella.

Ejercicio

¿Qué hay de incorrecto en este cuadro, utilizando las siguientes interrogantes:

a) Discuta el efecto que este comportamiento paterno tuviera sobre un niño o niña que está aprendiendo virtudes
b) Luego diga qué comportamiento o declaración sería un buen sustituto en cada una de las situaciones
c) Reconozca la virtud aplicable a cada caso

1. Los niños están jugando ruidosamente en el dormitorio cuando su papá está tratando de descansar. “¡Dejen de gritar!” Grita mientras se le enrojece la cara de ira.

a. ____________________________________________________________________________

b. ____________________________________________________________________________

c. ____________________________________________________________________________

2. ¡No le pegues a tu hermanita!, grita la madre mientras le pega a su hijo una nalgada.

a. ____________________________________________________________________________

b. ____________________________________________________________________________

c. ____________________________________________________________________________

3. “Se que me retrace una hora”, entra corriendo y bufando la madre después de un día largo de trabajo. ¿Por qué no has sacado la basura todavía? ¿No puedo confiar en ti para nada?

a. ____________________________________________________________________________

b. ____________________________________________________________________________

c. ____________________________________________________________________________

4. “¿Has tomado el camión de Juan? Pregunta el padre, sabiendo que su hijo lo esconde en la espalda.

a. ____________________________________________________________________________

b. ____________________________________________________________________________

c. ____________________________________________________________________________


Sugerencia s para contestar las situaciones dadas.
1.
a. La cortesía no está siendo utilizada. Papá está modelando falta de auto-control, al gritar por gritar.

b. “Estoy tratando de descansar. Necesito silencio. Por favor sean considerados y manténganse callados por la próxima hora solamente.

c. Virtudes aplicables: Cortesía. Ser de utilidad. Ser considerado

2.
a. La madre está modelando violencia al mismo tiempo que pide al hijo que no sea violento. Aquí no se aprendió otra cosa, solamente que no hay que enojar a mamá.

b. “Practique la paz con su hermana” “Si estás enojado, usa tu voz para decírselo”

c. Virtudes aplicables: Paz. Amabilidad. Ser afirmativo.

3.
a. La madre está enseñando responsabilidad mientras ella misma ha fallado a la responsabilidad de llegar temprano a casa. Es un momento confuso para que el niño escuche sobre la Virtud. La madre no está siendo amorosa o paciente en su primer contacto con los niños. Se ha establecido un tono de tensión

b. “Lo siento, llegué tarde. No pude evitarlo”. Más tarde ella puede hablar a los niños sobre la necesidad de recordar sus obligaciones en el hogar, como sacar la basura.

c. Virtudes aplicables: Paciencia. Amor. Humildad.

4.
a. El padre es deshonesto en preguntar como si no supiera la contestación. Está siendo manipulador y estableciendo una lucha de poder. Si es que sabes la respuesta no hagas la pregunta.

b. Al mismo tiempo que extiende la mano por el camioncito, decir: “Cuando tomas el camión sin permiso de Juan, sabes que él se pone triste. Debes ser respetuoso con las cosas de tu hermano. Quizá cuando el esté listo lo compartirá”.

c. Virtudes aplicables: Honestidad. Respeto.



EJERCICIO
VIRTUDES COMO RECONOCIMIENTO

En las siguientes situaciones, ¿cuál virtud cree usted que se aplica? ¿Cómo daría un reconocimiento a un niño/niña?

Ejemplo:
Habiendo recibido la consecuencia de cinco minutos de suspensión (tiempo aparte) después de haber golpeado a su hermano, María ha vuelto y se ha disculpado. Te das cuenta que ella ha estado jugando bien con él durante cinco minutos.

Sonriente el padre le dice “María, veo que estás recordando ser delicada con tu hermano (o amable o amorosa)”.

1. Si su hijo de ocho años ha empezado a tomar lecciones de piano y ha estado refunfuñando por tener que practicar, pero hace tres días usted no ha tenido que recordarle las prácticas ¿Qué virtud puedes nombrar? ¿Qué le dirías?
__________________________________________________________________

2. Si su hijo de tres años toca al bebé suavemente. ¿Qué virtud puedes nombrar? ¿Qué le dirías?
__________________________________________________________________

3. Un niño de cinco años no quiere dejar de ver su televisión para colocar los platos sobre la mesa, pero de todos modos lo hace. ¿Qué virtud puedes nombrar? ¿Qué le dirías?
__________________________________________________________________

4. Un niño de diez años ha tenido que esperarle por media hora mientras usted acaba de hacer algo. ¿Qué virtud puedes nombrar? ¿Qué le dirías?
__________________________________________________________________


Sugerencias:
1. Excelencia. Perseverancia. Auto disciplina
2. Gentileza. Amor
3. Digno de confianza. Confiable. Servicial
4. Paciente







EJERCICIO: MOMENTOS DE APRENDIZAJE

Haga un círculo alrededor de la respuesta que usted considera la mejor para los “momentos de aprendizaje”

Escoja una.

1. Una niña de cuatro años tiene problemas compartiendo sus juguetes con un niño que los visita y se los arrebata de vuelta.
a) Pregúntele a la niña cuál de sus juguetes le gustaría compartir para ser generosa con su amigo y cuáles no. Déle oportunidad de elegir.
b) Dígale a la niña que si no puede compartir, su amigo tendrá que irse a la casa.
c) Lleve la niña a otro cuarto

2. Un niño de siete años llega de la escuela a su casa llorando y describe un episodio de burla
cruel de parte de los otros niños.
a) Dígale que se defienda. Déle una clase de boxeo.
b) Escuche cuidadosamente y con simpatía la experiencia y, cuando termine,
pregúntele qué piensa que necesita para desprenderse de la burla y cómo usted le
puede ayudar.
c) Dígale que debe ignorar la burla de los otros niños y no molestarse tanto.

3. Una niña de tres años le acompaña a usted en un viaje de compras y comienza a desmantelar
el mostrador en al tienda.
a) Dígale que sea cortés con el dueño de la tienda y ayude a arreglar el mostrador como
estaba
b) Dígale que se detenga y se siente mientras usted arregla el mostrador como estaba.
c) Distráigala con una galleta

4. Usted escucho a su hijo de 10 años haciendo comentarios crueles a uno de los amigos que han
venido a pasar la tarde en casa.
a) Con vos firme dígale que juegue bien
b) Llévelo a otro cuarto y dígale que los comentarios son poco bondadosos y hieren a su amigo
c) Ignórale. Los muchachos hacen esas cosas.

5. Una niña de 9 años consistentemente pone la mesa sin que se le recuerde
a) Ignórela
b) Dígale que es una buena chica
c) Dígale que la aprecia por ser digna de confianza al poner la mesa si n que se le recuerde.

2009



No hay comentarios: